Aprende algunos métodos para abrir puertas sin utilizar la llave

Aunque en el siglo XVIII fue creada la cerradura para las puertas, como solución para obtener seguridad y paz, proteger las pertenencias, las propiedades, también impedir que los dueños de lo ajeno, quienes siempre han existido, entrarán a los hogares a robar… Y por supuesto, con la cerradura, llegó la llave.

A pesar que estas piezas han sido de gran utilidad en la protección de los hogares, siempre es posible que surjan situaciones incómodas, como olvidar la llave dentro de la casa. Sin embargo, existen alternativas para encontrar una solución y poder entrar a la casa.

La radiografía o una tarjeta de crédito

Esta técnica es muy sencilla de realizar, pero es importante que la puerta sólo esté cerrada con el resbalón, no con el paletón, porque de ser así, esta técnica no será de utilidad y será necesario contratar los servicios de un cerrajero profesional.

Se introduce el plástico en el marco de la puerta, cerca de la cerradura, y se va empujando lentamente de una manera bien firme. La tarjeta o la radiografía tienes que atraerla a tu cuerpo en el momento que está girando la manilla o palanca de la puerta. Debes lograr pasar la tarjeta o la radiografía por el biselado del pestillo.

Pasador para el cabello

Lo primero es retirar las gomitas de las puntas, y procede a estirar el pasador para que quede de una manera larga y plana, se dobla hacia atrás y queda convertida en una pequeña ganzúa, luego se inserta en la cerradura, de esa manera la utilizas para mover los enganches en su interior.

La varilla se introduce un centímetro, el lado plano debe quedar hacia arriba, luego ingresa el resto del pasador a la izquierda para doblar la punta, sólo con enroscarlo unos milímetros es suficiente.

Luego se termina de empujar el pasador de 5 a 7 cm a la izquierda para conseguir un ángulo recto. Doblas la punta del pasador para darle forma de mango, se te hace más fácil para moverla.

Pasador de cabello. Segunda técnica

Tome el pasador y con ayuda de un alicate se dobla por la mitad para hacer una pequeña palanca, que forme un ángulo recto.

Luego por la parte que el pasador de cabello que no tiene las peloticas hará el trabajo de la llave y girará la cerradura, luego de retirar las agujas que mantienen la cerradura bloqueada, el pomo girara libremente y ya se puede abrir la puerta.

El uso de dos clips

Otra idea que puedes intentar a la hora de la emergencia, antes de darte por vencido y comunicarte con el cerrajero profesional es la técnica de los clips.

Toma dos clips para que puedas formar una L. Se introduce el clip en la cerradura y comienzas a realizar movimientos similar al que haces con la llave al final logras abrir la puerta.

Método Bumping

Aunque este es un método muy conocido por ser empleado por los delincuentes, en realidad es muy efectivo.

Requiere una llave con el borde dentado, lima sus dientes y una vez que la llave logre entrar la golpea hasta que todos los pistones vayan bajando, el último pistón no se baja y comienza a probar hasta que gire dentro de la cerradura.