Necesidad de proteger a su comunidad

20Cuando se habla de un servicio de cerrajería , se presume la venta de cerraduras o dispositivos de seguridad hacia su comunidad o las mas adyacentes, pero inmerso en esta relación de comercial esta esa vocación del cerrajero por hacer a su comunidad más resistente a los ataques delictivos.

Esa sociedad con la que convive a diario, en la que sus propias familias interactúan a diarios, todos estamos interesados que los delincuentes no visualicen como atractivas para robos o hurtos.

Es por ello que manejar información sobre el tipo de vivienda, la incidencia de robos de la zona y los mecanismos de protección más idóneos, es una responsabilidad de los cerrajeros locales, para establecer una mayor seguridad de sus comunidades.

Que la comunidad pueda contar con servicios durante las 24 horas el día, pero además puedan acudir ante las emergencias de forma inmediata tiene una efecto importante en la tranquilidad de un pueblo entero.

La responsabilidad asumida ante la sociedad

Hay una proliferación de servicios de cerrajería, pero es fundamental que las personas sepan escoger solo aquellos profesionales que han sido certificados para tales trabajos, ya que son los que realmente se han comprometido con aportar la seguridad que requieren sus clientes y no la mera comercialización de mecanismos e cierre.

Estos verdaderos profesionales, siempre están en constante capacitación y renovación de sus herramientas y productos, que facilite sus trabajos y las condiciones de seguridad de sus clientes. Mantenerse documentados es parte de esa responsabilidad asumida ante la sociedad cuando se dedicaron a ejercer unos de los oficios más antiguos del mundo.

La oportunidad es para todos los que ven en el oficio de cerrajeros una forma de vida, pero es válido que solo los que han recibido las certificaciones se manejen en el mercado libremente, sin ser acechados por piratas el oficio.

Sugerencia de soluciones viables

Los cerrajeros tienen la capacidad de evaluar los posibles riesgos que poseen las estructuras que se desean proteger del intrusismo, acatando las necesidades de sus clientes, oyendo sus peticiones pero además, están en la obligación de sugerir soluciones viables, que quizás los clientes no han previsto para aumentar su nivel de resistencia.

Hay puntos vulnerables en cada establecimiento, que no necesariamente son la entrada principal, como las ventanas, los accesos por zona trasera, sistemas de iluminación, casillas de vigilancia, portones, portales, ventanillas de calefacción, balcones, cerramientos, entre otros que deben ser evaluados para mejorar la seguridad.

Interés en mantener y mejorar la seguridad de un pueblo

Mientras los mecanismos de cierre son más adecuados, robustos y resistentes, los delincuentes desisten sin intentar, por lo que hay un trabajo en la seguridad de disuasión.

Para aquellos delincuentes que prefieren intentarlo, hay que instalar mecanismos innovadores que retrasen su actuación y permitan la actuación policial o interesados en detener el ataque.

Este interés por hacer a sus clientes más resistentes se retribuye en confianza para volver una y otra vez a solicitar sus servicios que gustosos recibirán para cubrir exitosamente sus expectativas.